La subida de la cuota de autónomos en 2020 se pagara retroactivamente

La subida de la cuota de autónomos en 2020 se pagara retroactivamente

La subida cuota de autónomos 2020 no se hace efectiva … de momento…

Como ya informamos en una anterior entrada (novedades cotización autónomo 2020) , el comienzo del año 2020, traía al trabajador por cuenta propia una nueva subida cuota autónomo, pero en contra de lo previsible ni en el mes de enero -ni previsiblemente- en el mes de febrero esa subida se hace efectiva.

Recordemos que la subida decretada no es sino la aplicación progresiva del Real Decreto 28/2018, de 28 de diciembre, para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo y que la misma produce una subida cuota autónomos 2020 del 0,3%.

Así como ya explicamos , para el año 2020, se produce un aumento en las cotizaciones del autónomo por contingencias profesionales que pasan del 0,9% del pasado 2019 al 1,1% durante este 2020. Para el cese de actividad, el aumento será del 0,7% al 0,8% para esta anualidad. Evidentemente esa modificación no será cuantitativamente importante en autónomos con bases mínimas (unos 3 €/mensuales) pero si que supondrá algunos importes más significativos en cuotas superiores.

Sin embargo, la subida aún no se ha hecho efectiva, ya que el incremento está todavía pendiente de aplicación por parte de la Tesorería General de la Seguridad Social, de manera que ningún autónomo va a notar (por ahora)  la subida. No obstante, ello no implica que las cuotas no se vayan a girar al colectivo de autónomos que se hará de modo retroactivo.

Así, en el momento que sea efectiva la medida se deberán de abonar los atrasos de la subida que se estiman en unos 3€ si se cotiza por la base mínima por cada uno de los meses de retraso, más lógicamente la nueva cuota de autónomos.

 

 

 

Quizá también te interesa....

Derogación artículo 52 d Estatuto de los Trabajadores

Derogación artículo 52 d Estatuto de los Trabajadores

El Real Decreto Ley 4/2020 de 18 de febrero, ha puesto fin al supuesto legal de despido objetivo por faltas de asistencia al trabajo establecido en el artículo 52.d) del Estatuto de los Trabajadores.

La norma publicada en el BOE de 19 de febrero de 2020, que supone la expresa derogación 52 d Estatuto de los Trabajadores, elimina la posibilidad de proceder al despido por causas objetivas cuando el trabajador, por causas justificadas como por ejemplo una baja laboral, no acudía al trabajo en unos porcentajes en un periodo temporal.

Como ya señalamos en la entrada «Despido por baja laboral» en el que se analizaba la reciente sentencia del Tribunal Constitucional que avalaba la constitucionalidad del artículo ahora derogado, en las últimas fechas se había elevado la presión social para la eliminación del citado artículo por cuanto el mismo permitía el despido por abstentismo laboral, aun justificado, en base a unos porcentajes de jornadas en un periodo determinado.

Previo a la derogación 52 d) Estatuto de los Trabajadores, señalaba que:

El contrato podrá extinguirse:

d) Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el veinte por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el veinticinco por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

No se computarán como faltas de asistencia, a los efectos del párrafo anterior, las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma, el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores, accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones, enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos, ni las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda.

Tampoco se computarán las ausencias que obedezcan a un tratamiento médico de cáncer o enfermedad grave.

El Real Decreto Ley 4/2020, que en su parte dispositiva lógicamente es muy breve, por cuanto se limita a la determinación de la derogación 52 d Estatuto de los Trabajadores, establece una concienzuda motivación de las causas jurídicas para la derogación de la norma y que van desde la confrontación de la misma con los ordenamientos internacionales, la jurisprudencia constitucional y europea al respecto, e incluso la consideración discriminatoria del articulado que se deroga al respecto de ciertos colectivos y en especial a la mujer.

De este modo, ya no será necesaria la invocación, a normativa convencional internacional para eludir la aplicación del artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores a la que nos referimos en la entrada «Improcedencia del despido laboral por baja laboral con base en la normativa internacional», circunstancia que alegó la Sala de lo Social del  TSJ de Cataluña para evitar expresamente considerar procedente el despido por la falta de asistencia de la trabajadora del caso.

 

 

Quizá también te interesa....

Tarifa plana para autónomos

Tarifa plana para autónomos

¿Que es la tarifa plana para autónomos?

La tarifa plana de autónomos es una cuota de alta inicial en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de caracter reducido para fomentar el emprendimiento y el trabajo por cuenta propia. Inicialmente la misma tenía como únicos beneficiarios jóvenes menor de 30 años (35 caso de mujeres) pero como consecuencia del transcurso del tiempo desde su creación la tarifa plana ha ido sufriendo modificaciones en sus requisitos subjetivos y objetivos, ampliando de este modo el espectro de su aplicación.

Regulación de la tarifa plana para el colectivo de autónomos

 

La tarifa plana para autónomos vino regulada inicialmente en los artículos 31 y 32 de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo que fue objeto de modificación mediante el Real Decreto-Ley 8/2018, de 28 de diciembre, para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo. La actual configuración de esta medida de bonificación del alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomo se regula en los reseñados artículos 31, 31 bis, 32 y 32 bis de la Ley en los términos de la modificación acordada por el reseñado Real Decreto-Ley.

Requisitos para ser beneficiario

Pueden ser beneficiarios de la tarifa plana los siguientes trabajadores autónomos:

    • Aquellos  que causen alta inicial o que no hubieran estado en situación de alta en los 2 años inmediatamente anteriores (3 años en caso de haber solicitado esta bonificación con anterioridad), a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.
    • Cuando cumplan el requisito de alta inicial en el RETA en las condiciones citadas también se incluyen los trabajadores autónomos con regímenes especiales:
        1. los trabajadores por cuenta propia incluidos en el grupo primero de cotización del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar.
        2. los socios de sociedades laborales.
        3. los socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado que queden encuadrados en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar, dentro del grupo primero de cotización.
        4. loss trabajadores por cuenta propia agrarios según lo establecido en el art. 31 bis, LETA

Duración y cuantía de la tarifa plana para autónomos

La duración  y las reducciones aplicables varían en función de la edad del autónomo que se da de alta en el Regimen Especial de Trabajadores Autónomos y como máximo alcanza los 36 meses. Así la ayuda alcanza 36 meses para aquellos solicitantes menores de 30 años (menores de 35 años en caso de mujeres) y 24 meses para aquellos solicitantes mayores de 30 años (mayores de 35 años en caso de mujeres).

En la siguiente tabla, y con el establecimiento de la cuota de autónomos mínima (286,15 €) -incrementada como consecuencia de la nuevos % de cotización aplicables que entraron en vigor en enero y que tratamos en el post «Novedades cotización autónomo 2020», te señalamos cuál es el ahorro durante el año 2020 para el autónomo con la tarifa plana. 

Primeros 12 meses 60 euros mensuales

(de elegir una base de cotización mayor a la mínima 80% de reducción de la cuota)

60 euros (ahorro de 226,15)
Del mes 13 al 18 50% de reducción 143,07 euros (ahorro de 143,08)
Del mes 19 al 24 30% de reducción 200,30 euros (ahorro de 85,85)
Del mes 25 al 36 30 % de bonificación adicional

Trabajadores por cuenta propia menores de 30 años, o menores de 35 años en el caso de mujeres (siempre y cuando causen alta inicial o no hubieran estado en situación de alta en los 2 años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos).

 

Quizá también te interesa....

Novedades cotización autónomo 2020

Novedades cotización autónomo 2020

El año 2020 trae al autónomo una nueva subida en las cotizaciones.

Como consecuencia de la aplicación progresiva del Real Decreto 28/2018, de 28 de diciembre, para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo se produce un aumento en la cotización autónomo 2020 del 0,3%.

La normativa analizada en el post «Novedades en la cotización del autónomo para 2019» establecía un aumento progresivo de las contingencias por las que el autónomo cotizaba en los años 2019, 2020 y 2021 y previsiblemente en ejercicios posteriores a través  de la Ley de Presupuestos del Estado. Así como consecuencia de la aplicación del articulo 7 de la norma se establecía para el año 2019 los siguientes tipos:

Artículo 7. Tipos de cotización en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

En el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, los tipos de cotización serán, a partir del 1 de enero de 2019, los siguientes:

a) Para las contingencias comunes, el 28,30 por ciento.

b) Para las contingencias profesionales, el 0,9 por ciento, del que el 0,46 por ciento corresponde a la contingencia de incapacidad temporal y el 0,44 a la de Incapacidad permanente, muerte y supervivencia.

c) Por cese de actividad, el 0,7 por ciento.

d) Por formación profesional, el 0,1 por ciento.

Completando ese artículo la Disposición Transitoria de la norma establecía el aumento de las cotizaciones para los ejercicios siguientes señalando:

Disposición transitoria segunda. Aumento progresivo de los tipos de cotización aplicables por contingencias profesionales y por cese de actividad de los trabajadores autónomos incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos y en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar.

Los tipos de cotización por contingencias profesionales y por cese de actividad de los trabajadores autónomos incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos y en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar se ajustarán a la siguiente escala:

a) Para la cotización por contingencias profesionales:

En el año 2020, el tipo de cotización será el 1,1 por ciento.

En el año 2021 el tipo de cotización será el 1,3 por ciento.

A partir del año 2022, el tipo de cotización será el que se establezca con carácter definitivo para ambos regímenes especiales en la respectiva Ley de Presupuestos Generales del Estado.

No obstante ello, y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 8, cuando a los trabajadores autónomos del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar les resulte de aplicación por razón de su actividad un coeficiente reductor de la edad de jubilación, la cotización por contingencias profesionales se determinará de conformidad con el tipo más alto de los fijados en la tarifa de primas establecida en la disposición adicional cuarta de la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, en la redacción dada por este real decreto-ley, siempre y cuando el establecimiento de dicho coeficiente reductor no lleve aparejada una cotización adicional por tal concepto.

b) Para cese de actividad:

En el año 2020, el tipo de cotización será el 0,8 por ciento.

En el año 2021 el tipo de cotización será el 0,9 por ciento.

A partir del año 2022, el tipo de cotización será el que se establezca con carácter definitivo para ambos regímenes especiales en la respectiva Ley de Presupuestos Generales del Estado.

De este modo, para el año 2020 se produce un aumento en las cotizaciones del autónomo por contingencias profesionales que pasan del 0,9% del pasado 2019 al 1,1% durante este 2020. Para el cese de actividad, el aumento será del 0,7% al 0,8% para esta anualidad. Evidentemente esa modificación no será cuantitativamente importante en autónomos con bases mínimas (unos 3 €/mensuales) pero si que supondrá algunos importes más significativos en cuotas superiores.

En cualquiera de los casos y pese a que ya la aprobación de la norma tenía como finalidad  el aumento de la protección del autónomo subsiste a esta fecha la necesidad de llevar acabo reformas en el régimen del autónomo que esperemos sean objeto de establecimiento a partir de este nuevo año ahora que, definitivamente, parece ser que vamos a contar con un gobierno «estable».

 

Quizá también te interesa....

Aumento del permiso de paternidad hasta las 12 semanas

Aumento del permiso de paternidad hasta las 12 semanas

A partir del 1 de enero de 2020 se incrementa el permiso de paternidad hasta las 12 semanas -3 meses- para trabajadores por cuenta ajena y autónomos

Como consecuencia de la aprobación, en su día, del Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, el 1 de enero de 2020 se producirá el aumento del permiso de paternidad hasta las 12 semanas.

Como ya señalamos en este blog cuando abordamos el estudio de los requisitos para el disfrute del permiso de paternidadla norma que entró en vigor en fecha de 1 de abril de 2019 tiene como finalidad la equiparación del periodo de disfrute del permiso de paternidad y maternidad hasta las 16 semanas, si bien, dicha equiparación entre hombre y mujer se iba a establecer de un modo progresivo. Así en 2019, correspondía al trabajador 8 semanas, en 2020, corresponderá disfrutar de un permiso de paternidad de 12 semanas hasta que en 2021 se alcance, por fin, la completa equiparación en las 16 semanas.

Obviamente, este aumento del permiso de paternidad no supone variación alguna de los requisitos para su otorgamiento que vienen siendo inalterables a este respecto.

Requisitos necesarios para el disfrute del permiso de paternidad

        1. Para la solicitud del permiso de paternidad, hay que ser trabajador por cuenta propia o ajena y estar afiliado en el régimen correspondiente de la Seguridad Social.
        2. Con carácter general, el trabajador tiene que tener cumplido un periodo mínimo de cotización de 180 días dentro de los siete años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio del disfrute del permiso, o 360 días en toda su vida laboral. En el caso de trabajadores a tiempo parcial, se aplicará un coeficiente global de parcialidad sobre los últimos siete años para acreditar el período mínimo de cotización exigido para el disfrute de la prestación. Los trabajadores en pluriactividad, podrán  percibir la prestación de cada uno de los regímenes en los que reúnan los requisitos exigidos, pudiendo disfrutar de una doble prestación.
        3. Para el caso del disfrute de permiso de paternidad derivado de menor adoptado o acogido, además, se exige que el menor a adoptar o a acoger sea menor de 6 años o, en su caso, menores de 18 con un grado de discapacidad superior al 33% o que, por sus circunstancias personales o por provenir del extranjero, tengan dificultades de inserción social o familiar, debidamente acreditadas por los servicios sociales competentes

 

 

Quizá también te interesa....